Sobre la autoridad

¿Quién califica?
¿Quién descalifica?
¿En relación a qué?
Hay un saber que te califica para intervenir en ciertos procesos y proyectos donde se trata de un saber hacer las cosas de manera adecuada -con arte, que significa manera-, para cumplir con un determinado objetivo -el buen arte requiere una ciencia basada en la intuición y en la experiencia que incluye en sí mismo el objetivo, incluye el entorno y la comunidad. Las personas que te califican son supuestamente expertos reconocidos como autoridades, maestros y maestras que han comprendido su oficio a través de obras reconocidas por las personas para quienes han trabajado, que son los más indicados para calificarlas.

Sin embargo, en la realidad, la mayoría de las veces no sucede así, y llamamos autoridades, no a personas públicamente reconocidas, si no a cualquier persona elegida políticamente y que ocupa un puesto público que por su saber no le corresponde, pues todos sabemos que las elecciones políticas casi nunca se corresponden con un verdadero reconocimiento público, y muchas veces sucede que maestros y maestras deben someterse a las órdenes de sus propios alumnos y alumnas, que aún no tienen obra que justifique su supuesta autoridad, si no quieren ser puestos de patitas en la calle.

¿Qué sentido tiene? Y ahora resulta que hay que pagar para sacar una calificación universitaria superior, aunque ya tengas una obra maestra, otorgada por profesores y profesoras que apenas están aprendiendo a caminar, en el mejor de los casos, o que han caminado ya bastante y aún no tienen otra obra que mostrar que la de estar afiliado a algún partido político.

Texto escrito por Wilson Córdova Aguirre

Junio 2021

Cuando los encargos se encuentran fuera de los ámbitos domésticos,…

Un viaje al pasado,… la materialidad y su permanencia,el instinto de transmitir y trascender,…

Las múltiples realidades del espíritu creativo,…..las coincidencias y las contradicciones,…..